Por el Evangelio del Domingo de Ramos, volvemos al Evangelio según San Marcos. El relato de la Pasión ocupa casi un tercio de todo el Evangelio según Marcos y, de todos los evangelistas, él es quien presenta los detalles más gráficos. Marcos representa la humanidad de Jesús con mayor intensidad, describiendo sus sufrimientos a fondo. Presenta a Jesús como el cumplimiento completo del “Siervo sufriente” de Isaías, el esclavo humilde y obediente que muere en la cruz y de quien Pablo habla a los filipenses. Pero es importante recordar que a esto lo llamamos “Semana Santa” y no “semana triste” o “semana de sufrimiento”, porque cada una de las lecturas de hoy, incluso los lamentos del Salmo, terminan con la promesa de la fuerza y la esperanza que son otorgadas por Dios a los que fielmente dan de sí mismos en amor. A medida que entramos a esta semana por vía de estas lecturas, debemos reflexionar profundamente sobre los sufrimientos de Jesús, pero con la tranquilidad de la alegría de la vida resucitada y eterna que nos espera a todos los que fielmente caminamos con él durante estos días.
Copyright © J. S. Paluch Co.