ministros liturgicos

Una de las formas en que las personas laicas podemos ahora estar más involucradas de una manera más activa es a través de los diversos ministerios litúrgicos disponibles para nosotros. Estos incluyen lectores, servidores del altar, miembros del coro, cantores, instrumentalistas, ministros extraordinarios de la eucaristía, ministros de hospitalidad, sacristanes, aquellos que preparan la iglesia limpiándola y decorándola, los organizadores de la liturgia y otros. Para participar como ministro, favor de comunicarse con Magaly Bernal en la oficina parroquial al 714-842-3000 ext. 26 or mandar un correo electronico a:
.

LECTORES
Al proclamar la palabra de Dios, los lectores están ejerciendo la responsabilidad de meditar en la presencia de Cristo. Dios les habla a los feligreses a través de ellos. El impacto del mensaje de Dios va a depender significativamente de la convicción, la preparación y la manera como se da el mensaje. La Reverencia hacia las escrituras es importante porque la iglesia ve una conexión intima entre “La mesa de la Palabra de Dios” y “La Mesa de la Eucaristía”. En una, el pacto divino se anuncia y la iglesia crece en su sabiduría; en la otra, se renueva el pacto y la Iglesia crece en santidad.

MINISTROS EXTRAORDINARIOS DE LA SAGRADA COMUNIÓN
La distribución de la Sagrada Comunión durante la Misa es verdaderamente un ministerio. Es el ministerio que lleva el sacramento del Cuerpo y la Sangre de Cristo al Pueblo de Dios y da un testimonio de fe de la Presencia Real de Cristo, en la acción de compartir el alimento Eucarístico del sacrificio de Cristo. Por lo tanto, el ministerio debe ser ejercido con la máxima dignidad y reverencia.

MINISTROS EXTRAORDINARIOS DE LA SAGRADA COMUNIÓN A LOS ENFERMOS
Los ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión que llevarán la comunión a los enfermos deben ser instruidos apropiadamente y con respecto a la reverencia que se debe tener al transportar la Santa Eucaristía, así como en la realización del ritual prescrito para la distribución de la Comunión a los enfermos. La administración de la Sagrada Comunión a los enfermos, debe seguir el Rito de Unción y Viático y Cuidado Pastoral de los Enfermos. Para ser ministro de la sagrada comunión, uno debe ser católico romano, haber recibido los Sacramentos del Bautismo, Confirmación y Eucaristía. Si es casado, debe ser por medio de la iglesia católica. La parroquia conduce entrenamientos periódicamente. Los Ministros de la Sagrada Eucaristía deben delegados por el Obispo para servir en la parroquia.

MINISTROS DE HOSPITALIDAD
Los Ujieres y los Ministros de Bienvenida son llamados Ministros de Hospitalidad. A ellos se les confía promover un sentido de bienvenida y pertenencia a todos los fieles reunidos para la liturgia. Ellos son el primer punto de contacto para la celebración comunal de la Liturgia, y por eso, deben tomar medidas especiales para ser vivos representantes de la Declaración de la Misión Parroquial. Los Ministros de Hospitalidad ministran a la comunidad entera de un modo muy activo, liberando a cada persona de sus propios impedimentos personales para la Misa, por medio de una atmósfera de bienvenida. Los ministros de hospitalidad desempeñan un papel activo habilitando a cada persona para llegar a una expresión más libre de Dios en la Liturgia.

Sacristanes (Monaguillos)
Los sacristanes o monaguillos son ministros, niños o jóvenes, que asisten al celebrante principal, en todas las celebraciones litúrgicas y procesiones. Los monaguillos, son llamados a desempeñar diversas funciones en el altar con el objeto de ayudar al orden y belleza litúrgica, además de incentivar la participación, la devoción y el recogimiento de los fieles.

Música
La música es un don de Dios y es una necesidad humana, igual que la comida. No podemos vivir sin ella, ni tampoco alabar a Dios sin la alabanza musical. La música siempre ha estado relacionada con el culto a Dios en todas las culturas.